martes, 17 de junio de 2014

El secreto del Universo para nuevos profesores

Quiero compartir con ustedes el secreto del universo, un impulso profundo que no percibimos aunque está a la vista, puesto que  está escrito en el firmamento…

















Cada estrella que vemos es única. Ninguna es igual a otra. Tienen brillo propio. Pero si miramos con detención, vemos que están agrupadas en constelaciones, galaxias que contienen millones de estrellas que bailan adoptando formas extraordinarias.

Lo que vemos en el cielo es energía ordenada por 2 principios dinámicos:
Las 2 fuerzas que gobiernan al Universo.

Una de ellas es la diversificación. La otra es la integración. Ambas fuerzas, aparentemente antagónicas, producen un movimiento cósmico de dimensiones extraordinarias y nos brindan un espectáculo maravilloso todas las noches. El secreto que quiero develar, es que ambas fuerzas siempre se confabulan para reconciliarse...y demostrarnos que deben co-existir.

Estas fuerzas se hallan presentes en todos los fenómenos complejos: los ambientales, económicos, sociales y educacionales. En la dinámica de la complejidad, estos impulsos se influyen mutuamente en un flujo de cambio permanente.

La crisis educacional, se debe en gran medida, a que el sistema industrializado que utilizamos se opone frontalmente a estas 2 fuerzas. La educación por una parte estandariza y por ende, no reconoce la individualidad de cada estudiante. Por otra parte, está estructuralmente fragmentada, dividida en disciplinas e instituciones de educación que no están conectadas. Que nadie se extrañe entonces, que la educación tradicional no pueda resolver los problemas que le propone una sociedad cada vez más compleja.

Les cuento esto porque ahora los profesores que comienzan a ejercer en el ámbito educacional, deben reconocer la importancia del mensaje que nos señala aquel impulso profundo que evoluciona hacia la diversidad. Ustedes son únicos. Cada uno con su propia identidad. Y eso los hace valiosos para la educación. No traten de parecerse a nadie. ¡Sean ustedes mismos! Necesitamos profesores originales.

Reconozcan también que el desafío que tendrán con los estudiantes es justamente, fomentar la riqueza de la diversidad en las aulas. Porque ellos son diferentes, tienen algo que enseñarnos. Necesitamos estudiantes que brillen con creatividad y autenticidad. Celebren a los jóvenes diferentes.

También deben reconocer el mensaje profundo del impulso hacia la integración. Aquel que aprovecha las sinergias. Mantengan viva la comunidad universitaria que han construido en estos años. Permanezcan cerca de su universidad y formen un grupo de educadores que se caracterice por su cohesión. Les ayudará en los momentos difíciles y los inspirará para desarrollarse plenamente en esta tarea tan vocacional.

Hagan un esfuerzo por trabajar en equipo, con otros colegios, otros profesores y otros profesionales. Conviértanse en conectores, en vasos comunicantes para darle sentido al ecosistema educacional  y vinculen el mundo académico al mundo real.

Los educadores que necesitan nuestros jóvenes deben conocer este secreto del Universo:

El impulso hacia la diversidad, la innovación y la creatividad y el impulso hacia la integración, el trabajo en equipo y la cooperación, ambos, deben estar presentes en su quehacer profesional.

Si son únicos y se mantienen interconectados, ¡serán maestros del futuro!

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario