viernes, 18 de diciembre de 2015

Curso de Felicidad: Lección 4

Cuarta lección: Respetar, Apreciar y Admirar a la Naturaleza. Somos vida. 

Desde la primera lección, hemos aceptado nuestra responsabilidad para ser felices. Aceptamos vivir la vida fluyendo, sin oponer resistencia. Después de la segunda lección, también hemos decidido concentrarnos en los aspectos positivos de los otros y apreciar a los demás. No pretendemos una mirada "alegre y despreocupada" que no distinga los defectos. Muy por el contrario, queremos desarrollar una estrategia que no esté enfocada solo en lo negativo. Una mirada que contrarreste nuestra tendencia natural. Luego de la tercera lección, nos propusimos comenzar admirar el milagro que se esconde en cada persona. Cada una de estas lecciones requiere un cambio radical de perspectiva. De ser víctimas a ser responsables. De la crítica a la motivación y de la indiferencia al asombro. 
En esta lección, intentaremos lograr el mismo cambio de perspectiva orientado a nuestro hábitat. Debemos hacernos responsables del ambiente en que vivimos. El hábitat que nos rodea, es coherente con nosotros. Es una extensión de nuestro cuerpo. Debemos cuidarlo y protegerlo. Somos los jardineros de nuestro mundo. Y esta recomendación también equivale a otro cambio radical de perspectiva: Desde la mirada antropomórfica, a la conciencia planetaria. 
Pero eso no es suficiente, debemos cultivar nuestra capacidad de asombro en relación a la naturaleza. Las extraordinarias manifestaciones de la vida, están presentes en todas partes. Debemos atender y disfrutar de ellas. La naturaleza es generosa en belleza. ¡Apreciémosla!
Tampoco esto es suficiente, los paisajes naturales abundan y muchas veces los pasamos por alto. Pongamos atención al lenguaje artístico de la vida y admiremos las expresiones de infinita creatividad en nuestro cosmos. La vida es maravillosa. ¡Admirémosla!
Seamos responsables por la naturaleza.
Apreciemos su intrincada complejidad.
Admiremos su sorprendente evolución.
¡Hacerse amigos de la naturaleza!
La ciencia está re-escribiendo la historia de la relación entre humanidad y naturaleza. Tenemos que actualizar urgentemente nuestro entendimiento sobre como y quien evoluciona. La vida está profundamente interconectada. Así como los seres humanos no estamos separados y somos una gran familia extendida que desciende de un ancestro común y que debe protegerse, quererse y admirarse; tampoco estamos separados de la naturaleza que conforma el hábitat que nos hace posibles. Por eso debemos proteger la vida, quererla y admirarla. 
La ciencia de vanguardia ha descubierto que la vida no es una lucha por sobrevivir entre diferentes entidades, como pensábamos antes. La vida está profundamente interconectada en relaciones dinámicas de cooperación e intercambio de energía. 

Hoy, sabemos que Darwin estaba equivocado y que Lamarck, tan denostado por proponer que se podían heredar características adquiridas y que el ambiente es responsable de los cambios evolutivos, tenía razón. La evolución es una aventura cooperativa entre un organismo y su entorno. En otras palabras, el cambio evolutivo es una propuesta conjunta entre el organismo y su medio para recuperar el equilibrio perdido y la armonía  entre ambos. Incluso el desarrollo de un organismo depende de condiciones ambientales. Organismo y entorno bailan juntos, intentando seguir una música que los coordine. El ambiente externo de un organismo tiene relación estrecha con su ambiente interno. No hay felicidad viviendo en un ambiente caótico. 

El respeto por la vida, el cuidado de la naturaleza y la sensibilidad medio ambiental son comportamientos coherentes con la intuición de un Cosmos profundamente interconectado. Tomar conciencia de esto es una etapa fundamental en nuestro viaje hacia la felicidad. 


Este video es imperdible: Earth
Y si quieres más: Desde el espacio
Bibliografía: "The Bond"  de Lynne McTaggart

2 comentarios:

  1. Querido Cornelio:

    Gracias por tus palabras certeras y motivadoras. En este momento en que nos estamos replanteando todas las respuestas absolutas que nos habían dado la ciencia y la religión... En este momento en que surge un nuevo paradigma en todas las actividades y disciplinas académicas.. que nos acerca a una visión desprejuiciada y que nos vuelve a recordar que somos parte del cosmos. Cuando era adolescente tuve la fortuna de escuchar sobre el pensamiento de T. de Chardin, Krishnamurti, Anthony de Mello, R Stein, Maslow, la física cuántica, la pedagogía Waldorf, los ideales de la educación griega... que me despertaron esta vocación de docente... Pero nunca imaginé que no pasarían tantos años para que el pensamiento de estos "sabios" inspirara una nueva pedagogía centrada en el Ser y la Consciencia. Me gusta mucho una autora que ha resumido elegantemente los principios de la Pedagogía del siglo 21: Ana Ma. González Garza, especialmente su libro "Educación Holística". Nuevamente, gracias por tus comentarios y tu dedicación en crear un centro formador de profesores guiado por estos principios... :) /Carlos Aspée

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Carlos, los visionarios que tu mencionas fueron pioneros en la expansión de conciencia que considera al ser humano como un proceso evolutivo, viviendo en un presente que cambia continuamente e intrínsecamente conectados con su medio ambiente físico y cultural. Lograr que la Humanidad tome conciencia de esta propuesta es un desafío educativo que solo se logrará cuando experimentemos una crisis epistemológica que demuestre que tenemos una mirada estrecha. Paciencia. Estamos viendo señales de esa crisis por todas partes. ¡Nada es lo que parecía ser!

      Eliminar