viernes, 26 de septiembre de 2014

Discúlpenos profesor


Discúlpenos profesor, porque hemos sido injustos al evaluar su desempeño comparando los resultados de sus estudiantes con otros países de la OCDE, sin considerar que Chile es el segundo país con mayor número de alumnos. Tal vez por esa razón, nuestro país ha mejorado significativamente la proporción de los jóvenes que han logrado terminar la educación secundaria.
Más disculpas, profe, porque a pesar de lo anterior, esos estudiantes secundarios han conseguido un progreso notable en matemáticas, en relación a todos los miembros de la OCDE.
Afortunadamente, ahora estamos reconociendo la importancia de la educación pre-escolar, de modo que sus futuros estudiantes llegarán mejor preparados a sus clases. Y aquellos que logren acceder a la educación superior (algo mucho más probable que antes), tendrán mejor empleabilidad y remuneración. Esto, es algo que las familias chilenas reconocen y aprecian. Por eso están dispuestas a financiar una parte importante del costo de educar a sus jóvenes.
Perdónenos, además por ofrecerle una de las remuneraciones más bajas y exigirle más horas de trabajo que a sus colegas de los otros países OCDE.
La comparación no corresponde, sin disminuir los estudiantes en sus clases, sin subirle el sueldo y equiparar las horas en el aula. Ni siquiera eso es suficiente. Sin darle la dignidad que tiene su profesión docente en los países OCDE, seguiremos siendo injustos.
Lo peor es que cuando tomamos en cuenta todos estos factores y comparamos los resultados de sus estudiantes con los países latinoamericanos que tienen similares condicionantes, nos damos cuenta que  usted profesor, es un verdadero maestro. Permítame, querido profesor, al menos darle las gracias por asumir estoicamente la tarea ingrata de ser docente en un país donde es demasiado fácil criticar.
Y aunque quisiera que todos los chilenos reconociéramos el error de menospreciar la labor de nuestros profesores, la coherencia me exige comenzar por mi mismo. Por eso escribí esta carta, al terminar de estudiar el informe de la OCDE (un vistazo a la educación 2014).

No hay comentarios:

Publicar un comentario