martes, 16 de mayo de 2017

El Transhumanismo


La actual cosmovisión predominante en el mundo, es el materialismo científico. Un sistema de creencias que propone una realidad material, independiente del observador, que podemos conocer completamente usando la razón y la ciencia. Reconoce solo la realidad exterior y los hechos comprobados por la ciencia. Lo que nuestra ciencia aun no descubre, no parece existir. Esta visión, evidentemente obsoleta, ha generado una sociedad individualista, egoísta e irresponsable. Y le ha dado al ser humano el carácter de depredador. 
En contraposición a esta postura, se han generado una serie de movimientos, que proponen miradas diferentes. Ya vimos la ecología profunda, que nos recuerda que vivimos en un mundo físico profundamente interconectado y los creativos culturales que también proponen esa interconexión a nivel mental. 
Ahora nos corresponde analizar la propuesta del transhumanismo. Una idea que plantea al ser humano como un organismo en proceso evolutivo, que no ha alcanzado su versión definitiva. Es lógico pensar que el hombre continúa evolucionando... De hecho, en la medida que nuestra cultura cambia-un hecho indesmentible- el ser humano debe adaptarse-una consecuencia evolutiva. Y en una civilización eminentemente tecnológica, el hombre está fusionándose con la tecnología. La arquitectura neuronal de los nativos digitales es diferente, de eso, ya no hay dudas. 
Pero lo que plantea al transhumanismo, va más allá. Sugiere que el hombre está usando la tecnología para mejorarse. Cosa que podemos conceder. Los implantes cocteleras, los marcapasos y las prótesis mecánicas, están resolviendo algunas de nuestros defectos. Pero, además, la tecnología está mejorando nuestras capacidades naturales. Hay algunos humanos que han decidido usar tecnología para aumentar el rango de sus sentidos, o incluso, agregarse un sentido adicional. Son los llamados cyborgs. Algunos pueden percibir el campo magnético de la Tierra, otros pueden percibir movimientos sísmicos. 
En resumen, el transhumanismo propone que el mejoramiento de la especie humana se logra con la incorporación de prótesis artificiales, que le darán al hombre superpoderes. Y si esta idea les choca, tal vez debieran revisar cuanto dependemos ya, de la tecnología. Ya somos humanos mejorados. Podemos acceder a un cúmulo de conocimientos con un simple click. Cualquier pregunta que hagamos, es contestada por un buscador artificial, en cuestión de segundos. Hasta nos comunicamos más vía la web, que verbalmente. Nuestras redes sociales ya son virtuales. No cabe duda, somos Homo Technos. 
Las promesas del transhumanismo incluyen:
a) La superlongevidad: Esto supone la derrota del envejecimiento, que es visto como una enfermedad. Y si supieran cuantos recursos se destinan a esta batalla, quedarían horrorizados. Estamos intentando alcanzar la inmortalidad. Y no se extrañen entonces, que pronto vivamos en un mundo de ancianos.
b) La superinteligencia: La inteligencia artificial ya ha superado a la inteligencia humana en tareas específicas. Ahora, todos parecen querer aumentar su inteligencia. Y lo podrán lograr, al fusionarse con la inteligencia artificial. En algunos años, la capacidad de procesamiento de información, usando nuestras máquinas, superará a la inteligencia biológica. Usaremos las máquinas para pensar.
c) El superbienestar: Mediante el uso de tecnología eliminaremos el dolor. Y podremos generar ambientes virtuales al gusto del consumidor. Podremos engañar a nuestros sentidos para sentirnos bien, independiente de nuestras circunstancias. Incluso el sexo virtual será más satisfactorio que la intimidad tradicional. 
El transhumanismo propone que los humanos trascendamos las limitaciones de nuestra biología. Hay muchos ya, que piensan que este salto evolutivo es inevitable. Hay otros, como Steven Hawkins, un ser humano que se expresa gracias a la tecnología, que miran esta propuesta con mucha suspicacia. Incluso señaló que la Inteligencia Artificial es peligrosa para la Humanidad. 
Lo que es relevante, es que la tecnología ha acelerado la evolución en la Tierra. Y nos estamos haciendo cada vez más dependientes de ella. Nos está empujando aceleradamente hacia una mejor versión de nosotros mismos. La evolución biológica es lenta e ineficiente. La evolución tecnológica es veloz y eficaz. Esta última finalmente se impondrá y abandonaremos los procesos genéticos para mejorar. 
La pregunta entonces es: En un mundo transhumanista...¿Como se verá afectada la naturaleza humana?¿Como educarnos para ser superiores, si ni siquiera sabemos ser? ¿No estaremos creando a un Frankenstein?
Hay que estar preparados para discutir estos temas. Están ocurriendo a vista y presencia nuestra y nadie se atreve a comentarlos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario