lunes, 24 de marzo de 2014

El modelo de formación pedagógica integral


Si la conclusión de nuestro artículo anterior fue que podemos diseñar una educación para la expansión de la consciencia; en este artículo,  examinaremos las principales características de un modelo educacional coherente con la cosmovisión post-postmoderna. Es decir, un modelo de formación integral, en función de la historia, de la dinámica relacional y de la madurez de cada individuo.

 Don Beck
El Modelo de Formación Pedagógica Integral (MFPI) es un proceso pedagógico orientado a la expansión gradual y progresiva de la conciencia individual del estudiante, procurando generar aprendizaje autónomo basado en la reflexión profunda y siguiendo los principios de desarrollo progresivo de la Dinámica Espiral de Beck y el Enfoque Integral de Wilber para analizar situaciones desde múltiples perspectivas. Aprovecha el orden del paradigma tradicional, pero trasciende su transmisión unidireccional de información. Cultiva la eficiencia del modernismo superando su estandarización y fragmentación. Acepta la diversidad del postmodernismo integrándola armónicamente. La nueva propuesta formativa pone en su línea vertebral, la transformación que se logra en la convivencia basada en el respeto y la responsabilidad. La educación integral nos prepara para vivir en un presente continuo y cambiante. Y parte de las siguientes premisas: a) la vida es un proceso de aprendizaje; b) el aprendizaje depende del nivel de consciencia y c) la educación debe catalizar nuestra madurez ayudándonos a expandir nuestra consciencia.

Ken Wilber
El modelo propuesto fomenta la creatividad, la flexibilidad y la responsabilidad. Se caracteriza por la exploración individual, la emoción intensa y la atención consciente del estudiante en un ambiente empático. Es un proceso sinérgico e interconectado orientado a experimentar y aprender. Reconoce la inevitable subjetividad y la validez del otro punto de vista, y por lo tanto, promueve el dialogo enriquecedor como herramienta pedagógica. Identifica el nivel de consciencia del estudiante y lo prepara para expandirlo integralmente: es decir, en sus 3 dimensiones (exterior, interior y virtual). Enseña a convivir, a pensar y a conectar. El estudiante enfrenta el proceso educativo como si fuese una búsqueda, una expedición personal hacia territorios desconocidos: Una transformación en la convivencia usando el lenguaje cotidiano; una metamorfosis por reflexión simbólica y una deriva histórica con sentido post-simbólico.
Este modelo busca que el estudiante de pedagogía avance desde los paradigmas tradicionales a aquellos más evolucionados e integrales de manera progresiva, permitiéndole así desarrollar una perspectiva crítica y adaptable a cualquier contexto escolar.

La educación integral es un viaje personal. Es un flujo que conecta todo y nos hace responsables de nuestros actos. Prepara al estudiante para el aprendizaje profundo, para preguntar, para enfrentar sus miedos, para mantener su capacidad de asombro, para ser humilde y auténtico; para tener carácter, nobleza y sabiduría y sobre todo, para vivir en armonía.


Si necesita profundizar el tema, puede acceder a otro paper aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario