lunes, 10 de julio de 2017

La corrupción será derrotada

Después de escuchar al diputado René Saffirio en Tolerancia Cero, quedé angustiado con el nivel de corrupción que infecta a nuestros políticos. Los partidos  están podridos. Se han acostumbrado al poder y lo usan para su propio beneficio, vistiéndose de servidores públicos. El olor del dinero parece ser irresistible para ellos. ¡Qué vergüenza! 
Lo más preocupante es que es algo transversal. No son unos pocos. No hay algunas manzanas podridas. La cosecha entera está contaminada. Todos, absolutamente todos, están involucrados. Incluso el propio Saffirio, como el mismo reconoció y como seguramente sus pares ahora se encargarán de demostrar. 

¿Porqué demoró tanto en destaparse la hoya? me pregunto yo...

Saffirio tiene un mérito, eso si podemos reconocerle. Se atrevió a decir... ¡basta! Y eso lo distingue del resto. Bien por él. Porque a las autoridades tampoco podemos exigirles santidad. No se trata de eso. Son humanos y perfectibles. Pero no podemos minimizar la tragedia enorme que vive nuestro país. Tenemos que aceptar de una vez por todas, que la política está desprestigiada porque actúa como una mafia. Pronto veremos como aquellos que intentan salirse del sistema, son amenazados y políticamente asesinados. Viendo el programa, me pareció que al día siguiente tendrían que renunciar al menos 2 ministros. Pero no me extrañaría que la denuncia sea minimizada, escondida bajo la alfombra y que los medios cedan a las presiones del lobby, obviando la grave denuncia. Veremos...

Tampoco debemos pensar que es un problema estrictamente nacional. Todos los días se destapan hoyas de apestosa corrupción alrededor del mundo. Vale la pena preguntarse seriamente si la democracia representativa es un sistema que funciona bien. Aunque la pregunta sea retórica, porque funciona bien para los que tienen poder y ellos la defenderán a muerte. Como hacen los gánsters. Ajusticiando a la fuerza a quienes pretenden quitarles su modo de sustento. Pero sospecho que no funciona bien para la gran mayoría. 

No puedo creer que nos sintamos bien representados por estos arácnidos que tejen y retejen redes de influencias para defender los intereses de los suyos sin considerar los efectos sobre los inocentes. Actúan como arañas que se esconden en los rincones para salir protegidas por la oscuridad, a alimentarse de lo que caiga en sus redes. 
Las excusas que dan los "honorables", que rechazaron el informe Sename II, son patéticas. No creo que ellos mismos se las crean. Tienen tanto ego y autoestima, que probablemente piensan que la gente es tonta y que se tragarán sus palabras sin la debida reflexión. Pero ya sabemos que le pasó a Icaro, cuando voló tan alto que el Sol derritió sus alas. Mientras más alto estén, más fuerte caerán. Nadie se puede desentender de las consecuencias de sus actos. Y los políticos menos que nadie. 

Las consecuencias pueden tardar, pero llegarán. La tecnología nos está haciendo vivir en un mundo más plano y transparente. Donde nuestros actos, pensamientos y huellas pasan a ser de dominio público. Esto está provocando una revolución cultural de proporciones inéditas. Las exigencias éticas se están incrementando. La tecnología está limpiando el deporte. Los controles anti doping son comunes. Los arbitrajes supervisados por videos han higienizado el rugby y el tenis y ahora está eliminando los actores teatrales del futbol. La tecnología es nuestra esperanza. Expone y condena las debilidades humanas. Nos obliga a ser más auténticos. Los hipócritas a la larga se extinguirán. Será una batalla larga y difícil pero la guerra contra la corrupción es necesaria para la supervivencia de nuestra especie. Y finalmente los arácnidos serán derrotados  Nuestros nietos vivirán en una sociedad menos opaca. Y mucho más justa. La historia finalmente desenmascarará a los corruptos. 

Por el momento, el ciudadano común y corriente debe tener más cuidado con qué ideas alimenta a su mente. Debe discernir cuando está siendo utilizado por esas redes de presión y atreverse a llegar a conclusiones independientes. El hombre de a pié, debe sospechar de las máscaras demasiado prístinas y reconocer los intereses oscuros detrás de las sugerencias de terceros. El ser humano debe perder su ingenuidad, especialmente con sus congéneres. 
Un consejo para los jóvenes: Reflexionen bien antes de actuar. Sus almohadas son mejores consejeras de lo que creen y les ayudarán a dormir bien. ¡Consúltenlas!



No hay comentarios:

Publicar un comentario