domingo, 23 de octubre de 2016

La Gran Abstención

Abstenerse es una decisión. Muchas veces, se posterga el hacer algo en el presente si pensamos que tendremos un beneficio mayor en el futuro. Por ejemplo, nos abstenemos de comer demasiado si queremos estar delgados; o nos abstenemos de tomar si debemos manejar; o de tener sexo sin protección, si no queremos embarazarnos o enfermarnos. Son decisiones ponderadas. Y según  muchos estudios psicológicos, la capacidad de abstenerse en un buen predictor del éxito futuro de una persona.
En las elecciones municipales Chile se abstuvo. Chile tomó una decisión madura, pensando en su futuro.
La gran mayoría de los chilenos no quiso votar. En términos democráticos, ellos son la nueva mayoría. Era previsible. Ya se habían manifestado la última elección presidencial, pero fueron desestimados como irresponsables, porque no habrían cumplido con su deber cívico.
Pero el diagnóstico estaba errado. Desoyendo la advertencia popular, los políticos no solo aumentaron sus sueldos y sus puestos sino que legislaron para perpetuarse. Y además, conminaron a los ciudadanos a votar.
Se olvidaron que ellos mismos permitieron el voto voluntario, abriendo una caja de pandora que otorgó al ciudadano una nueva forma de expresarse. Y los ciudadanos se expresaron elocuentemente en contra de la politiquería, de la corrupción, de los privilegios y de la perpetuidad en los puestos de poder.
Votar, aunque sea en blanco, sería legitimar el proceso democrático propuesto. Y nadie quiere ser cómplice de las actuales cúpulas de poder político.
No yendo a votar, la gran mayoría de los chilenos no solo ha cumplido el deber cívico de expresar su preferencia, sino que han rechazado categóricamente el actuar de esta pequeña política, soberbia, cortoplacista y no representativa (nadie se puede sentir representado por políticos que tienen conflictos de interés). Más aún, hoy conforman una gran mayoría de ciudadanos que desean una renovación total del sistema democrático que tenemos.
¡Deseamos un Chile distinto, un Chile mejor!
La Gran Abstención es un profundo cuestionamiento a nuestros políticos, una invitación al cambio y una oportunidad para que en la próxima elección presidencial, nos reencontremos con esa tradición republicana que nos caracterizaba. Estoy de acuerdo. Si deseamos ser democráticos, Chile debe cambiar su forma de gobernar. Chile necesita una Gran Política.

No hay comentarios:

Publicar un comentario