martes, 12 de agosto de 2014

Educación para la Transformación



La educación es un proceso de metamorfosis en etapas para el desarrollo mental del ser humano
Durante el siglo XX el mundo necesitaba obreros capacitados, profesionales competentes y líderes emprendedores. Era importante trabajar en equipo, ser responsables en el trabajo, leales a la empresa y obedientes a la jefatura. Había que respetar la jerarquía organizacional.
La educación tradicional del siglo XX cumplió con la tarea de formar “buenos soldados”. La educación superior, elitista por esencia, se preocupó de formar “buenos generales”. En la segunda mitad del siglo XX aparecieron las Escuelas de Negocios y se formaron economistas y emprendedores, para liderar a los gestores y empleados productivos. Muchos profesionales complementaron su formación profesional con MBA o postítulos en economía.
En el siglo XXI, el mundo interconectado y cambiante necesita personas autónomas en todos los niveles productivos: obreros y técnicos con iniciativa, profesionales creativos, científicos innovadores, líderes visionarios y sobre todo, agentes de cambio. Las competencias de los soldados del siglo XXI son competencias propias de los generales del siglo XX. La humanidad está más educada y mejor preparada que antaño.
Estamos en presencia de una nueva etapa del desarrollo humano. Un aumento de la complejidad mental de nuestra especie, que nos obliga a repensar la educación.

La educación de carácter industrial del siglo XIX, que incluso hoy domina el mundo académico, estaba orientada a la producción y corresponde a la primera etapa de la complejidad mental: la Etapa Social, donde el ser humano aprende a insertarse productivamente en una sociedad que busca el progreso material.

La educación para el emprendimiento desarrollada principalmente en la educación superior en la segunda mitad del siglo XX, estaba orientada al desarrollo económico y corresponde a la segunda etapa de la complejidad mental: la Etapa de la Independencia, donde el ser humano aprende a ser autónomo, desarrolla el pensamiento estadístico y asume la responsabilidad de contribuir al progreso general.

La educación para la transformación estará orientada a preparar generales para liderar el cambio ante la incertidumbre, líderes con pensamiento complejo que guíen a ciudadanos con pensamiento independiente y mentalidad emprendedora. Es la educación que necesita el ser humano en su tercera etapa de desarrollo mental: la Etapa de la Transformación. Educación para agentes de cambio con responsabilidad social y comportamiento ético. Educación superior de calidad para el siglo XXI.

No hay comentarios:

Publicar un comentario