jueves, 25 de noviembre de 2010

Carta al Ministro de Educación

Santiago, 25 de noviembre 2010

Sr.
Joaquín Lavín
Ministro de Educación
Presente

La responsabilidad que le ha tocado asumir es de tal importancia para el futuro de nuestro país, que requiere la desinteresada colaboración de todas las instituciones y personas relacionadas con la educación. Lograr una educación de calidad, es una tarea de todos. Y la mayoría, está de acuerdo en que la calidad de la educación está íntimamente relacionada con la calidad de los profesores.
Numerosas instituciones y empresarios se han comprometido en mejorar la calidad de los profesores y conocemos iniciativas muy auspiciosas en esa dirección.
El panel de expertos, entregó propuestas valiosas para atraer a los mejores a la profesión docente.
Pensamos que l
a implementación de los liceos de excelencia, también ayudará a conquistar el desafío de una educación de calidad.
Tenemos confianza en la profunda reforma que el Mineduc está implementando bajo su gestión.
Creemos, sin embargo, que se requiere un cambio cultural de fondo. En los países donde los profesores son respetados, el nivel de la educación es alto. Basta ver ejemplos como Finlandia, Inglaterra y Japón, para comprender que la sociedad es responsable del nivel de educación que ofrece.
Sostenemos que en Chile, si queremos profesores de calidad, debemos producir un cambio cultural que solo puede ser liderado desde la posición que usted ostenta.
La educación tiene una profunda crisis generada por falta de reconocimiento de la labor docente. Nuestra sociedad ha sido injusta con los profesores.
Eligen su profesión por vocación, para hacer una diferencia, pero se topan con un sistema que no les da autonomía, ni poder de decisión.
La crisis en educación no es solo de recursos. En gran parte, es de gratitud y de confianza recíproca.
Creemos que hay que recuperar la dignidad del profesor. Pero también hay que recuperar la confianza de los profesores en la sociedad.

En esta línea, queremos hacerle tres propuestas concretas:

1)   Crear el Subsidio Habitacional a la Excelencia Académica.
2)   Crear el Club de Profesores Excepcionales.
3)   Becar con un programa de magister a los profesores que hayan ejercido por más de 3 años.

El Subsidio Habitacional a la Excelencia Académica es un subsidio, similar al Subsidio Habitacional de  Renovación Urbana que otorga el Minvu, pero en lugar de subsidiar a las familias que quieren recuperar un barrio deteriorado, este subsidio estaría orientado  a ayudar a que los mejores profesores tengan viviendas dignas, en barrios modernos, diseñados y construidos para profesores.
La asignación del subsidio deberá ser evaluada por organismos de acreditación de calidad docente y otorgará mayor puntaje a los profesores con mejor trayectoria y desempeño académico.
Así, el Estado, al otorgar el subsidio, premia a sus mejores maestros, con viviendas de calidad. La comuna se beneficia al atraer a buenos profesores, que entregan educación y valores a los jóvenes y la comunidad entra en un círculo virtuoso, que mejora la calidad de vida en el sector. La empresa privada no puede estar ajena a este programa. Hemos logrado interesar a Arquitectos, Constructoras e Inmobiliarias para que participen en esta iniciativa, sin fines de lucro y estamos convencidos de que se puede lograr construir viviendas de gran calidad a precios económicamente alcanzables para profesores. Agregando a esta iniciativa beneficios tributarios y financieros, con ayuda de municipios, y entidades financieras, se logra que sea la sociedad chilena, quien reconozca la importancia de la labor docente.


El Club de Profesores Excepcionales, es similar al Club de Lectores de El Mercurio. Se trata de una tarjeta para profesores, que se le entrega a aquellos profesores reconocidos por su calidad docente, para que obtengan beneficios o descuentos especiales. Es aquí donde queda de manifiesto el interés de nuestra sociedad en mejorar la calidad de la educación. La gran mayoría de los empresarios, de los más variados rubros, se han mostrado entusiasmados con la posibilidad de colaborar con descuentos especiales para profesores, solo porque son buenos en lo que hacen y estiman que la sociedad no los reconoce como corresponde.
Hemos conseguido descuentos extraordinarios en museos, galerías, teatros, librerías, restaurantes, cines, farmacias, líneas aéreas, supermercados y comercio en general.
Suponemos que si el Club de Profesores Excepcionales  tiene respaldo oficial del Mineduc, entonces muchos otros pequeños y medianos empresarios tendrán un mecanismo simple y transparente para devolver a los profesores mucho del cariño y dedicación que recibieron en su juventud.

Recientemente, decidí renunciar a la presidencia del colegio Grange, con la idea de colaborar en educación, desde un prisma más amplio que la educación privada. He aceptado el desafío de incorporarme a la Universidad Mayor como decano de la Facultad de Educación. Una de las condiciones que puse, fue eliminar el callejón sin salida de estudiar pedagogía. Es decir, ofrecer alternativas de desarrollo profesional becando para un postgrado a los profesores (en cualquier especialidad), luego de 3 años de ejercicio de la profesión.

Si a usted le interesa explorar en mayor profundidad estas propuestas, estaría encantado de presentarle un plan piloto para el barrio de profesores, con planos, imágenes objetivo y las correspondientes evaluaciones. También estaría en condiciones de discutir en mayor profundidad la eventual creación del Club de Profesores Excepcionales. Por último, creo que las becas para que los profesores obtengan el grado de magister, en cualquier especialidad, pueden ser políticamente atractivas y tener profundas implicancias en la revolución educacional que usted lidera.

Es probable que en el proceso de negociación de la reforma, estas 3 propuestas le sean de utilidad y le ayuden a lograr el apoyo requerido.

Deseándole el mayor de los éxitos en su gestión, le saluda cordialmente,

No hay comentarios:

Publicar un comentario